jueves, 18 de mayo de 2017

Escuela de pacientes

Estamos viviendo un cambio en el mundo de la salud. Antes los pacientes acudían a los centros sanitarios, les hacían una serie de pruebas, les prescribían algo y se iban a casa a tomarse los medicamentos hasta la próxima visita. 

De esta manera, la mayoría de los pacientes no sabían muy bien qué enfermedad tenían, ni qué se podía esperar de ella, ni mucho menos qué eran todas esas pastillas que se tenían que tomar. En este problema, los profesionales sanitarios tenemos nuestra parte de responsabilidad. Son célebres algunas frases típicas de hospital como "Usted no se preocupe", "Cuanto menos sepa mejor" y el peor "Confíe en mí, que yo de esto sé".

Pero claro, los pacientes necesitaban saber. Gracias a las nuevas tecnologías apareció el llamado Dr. Google (aquí hablamos de él). Mucha gente empezó a utilizarlo y a creer todo lo que decía porque era rápido, era sencillo y siempre contestaba. El problema, que en google todo el mundo tiene algo que decir, ya sea cierto o no.


Poco a poco han ido apareciendo iniciativas muy interesantes de profesionales sanitarios para fomentar la educación de los pacientes. Cuentan con información veraz, útil y en un lenguaje adaptado que ayuda a los pacientes a entender su enfermedad y hacerlos participes de su tratamiento.

Nos gustaría destacar una de las mejores iniciativas que han sido desarrolladas. Se trata del portal escueladepacientes.es de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Se trata de un portal muy completo en el que los pacientes pueden encontrar mucha información sobre algunas enfermedades (cáncer, diabetes, enfermedades neurológicas...). Para ello utiliza diferentes herramientas: guías escritas, aulas virtuales, talleres, preguntas a expertos... 

Destacamos sus videochats donde se habla y se responden preguntas por profesionales sanitarios de una manera más dinámica. Además de su repositorio con algunas aplicaciones móviles y blogs de salud que siempre son interesantes.





Cuídense!

jueves, 4 de mayo de 2017

El escondite de los antivacunas

El ser humano a veces resulta un espécimen de lo más curioso. Aparte de la ya conocida piedra con la que nos gusta tropezar una y otra vez, es interesante ver como cuando logramos solucionar un problema, o por lo menos paliarlo, siempre hay alguien que opina que el remedio es peor que la enfermedad. En este sentido, se podría destacar a los negacionistas del VIH, es decir, gente que opina que el virus que provoca el SIDA es una gran mentira, y por supuesto al movimiento antivacunas.

La semana pasada pudimos ver el bochornoso espectáculo que dio este pequeño colectivo atacando en redes sociales a la bloguera Lucía Galán. En resumen, se trata de un grupo de personas que piensan que las vacunas son tóxicas y que causan enfermedades como el autismo, por lo que nadie debería utilizarlas.

Las razones que aluden los antivacunas son bastante conocidas. Las podemos resumir en este vídeo:


Para más información sobre estos mitos de las vacunas puedes ver nuestro tema de eDruida

Partiendo de la base de que todas las opiniones son respetables y que cada uno está en su derecho de escoger aquella que más le convenza, el problema con los antivacunas requiere un trato diferente. En este caso, el hecho de vacunarse o no, es un asunto de salud pública que afecta tanto a los que están a favor como en contra.

Me explico. Antes del descubrimiento de las vacunas, algunas enfermedades infecciosas como la polio podían pasar de una persona a otra sin ningún problema. Así, la enfermedad se propagaba sin que nadie pudiera hacer nada. Con la aparición de las vacunas y su implantación en los sistemas de salud hemos creado la llamada inmunidad de grupo. Es decir, como la gran mayoría de personas están vacunadas, y por lo tanto no pueden enfermar, el riesgo de contagio disminuye sustancialmente. De esta manera, una persona que no se vacuna puede permanecer toda la vida con un riesgo bajo de infectarse.

Para entender bien este fenómeno, en el siguiente GIF se puede ver el efecto de una enfermedad infecciosa en una población según el porcentaje de personas vacunadas (azul: no vacunado, amarillo: vacunado, rojo: infectado).




Parece llamativo que el hecho de que la mayoría de personas se vacunen protege a los que deciden no hacerlo. Así, se crea un escondite desde el que pueden opinar en contra de las vacunas sin riesgo a enfermar. Como bien argumenta Lucía Galán, en los países africanos al no contar con esta inmunidad de grupo nadie se puede permitir ser un antivacunas.

¿Pero qué pasa si está moda se extiende? La respuesta es bastante sencilla, con cada persona no vacunada el riesgo aumenta. Ya se están viendo casos de enfermedades olvidadas en nuestro país que reaparecen en personas que no han sido vacunadas.

En definitiva, dejemos de tropezar siempre con la misma piedra y que la sensatez gane por una vez.

lunes, 10 de abril de 2017

En el día internacional de la homeopatía... ¡Homeopatía gratis!


En el "Día Internacional de la Homeopatía" que hoy se celebra, se ha puesto en marcha una irónica campaña para pedir “homeopatía gratis para todos”. ¿Y cómo conseguirla? Pues haciendo algo tan sencillo como abriendo el grifo de casa, una botella de agua o bebiendo de la fuente más cercana, pues la homeopatía no es más que azúcar y el agua por el que alguna vez pasó una molécula del principio activo de la supuesta medicina. Nos unimos a esta campaña de promoción de este "arte" (porque de ciencia no tiene nada) que es la homeopatía, ya que hay que tener mucho arte para montar un negocio millonario a partir de la nada.

Os dejamos el enlace a un par de entradas sobre este tema que publicamos en este nuestro blog:


¡Saludos!

Aprendiendo sobre medicamentos... Uso compasivo de medicamentos, ¿qué es?


miércoles, 29 de marzo de 2017

Vancomicina oral: el por qué y el cómo

El antibiótico vancomicina es un fármaco curioso. Fue descubierto allá por los años cincuenta del siglo pasado a partir de una bacteria que vive en los suelos de la Isla de Borneo (Indonesia), pero no fue hasta los años setenta cuando se empezó a usar en los hospitales de todo el mundo. En la actualidad, es uno de los antibióticos más importantes para el tratamiento de infecciones sensibles. 

Pero tiene un pequeño problema, la molécula de vancomicina es tan grande que si se toma por boca no se absorbe casi nada. Es por eso que siempre se ha tenido que utilizar por vía intravenosa (en gotero) en los hospitales. Sin embargo, hace ya un tiempo apareció un tipo de infección que cambió este hecho. 

En nuestros intestinos conviven pacíficamente millones de bacterias que no tienen por qué hacernos daño. Una de ellas se llama Clostridium difficile y el nombre que tiene se le puso porque es una bacteria muy resistente a los antibióticos.

Pongámonos en situación, tenemos una persona que tiene una infección por cualquier bacteria, y se le da antibióticos, hasta aquí todo normal. Como no termina de curarse y además tiene otras enfermedades se le tienen que dar más antibióticos y durante mucho tiempo. En esa situación, los antibióticos eliminan todas las bacterias sensibles del intestino y dejan solo a nuestro amigo el Clostridium difficile. Éste se ve solo y piensa "pues si me dejáis hueco me quedo con todo". Empieza a reproducirse y a dar problemas serios. Esta situación se conoce como colitis pseudomemabranosa y cursa con una diarrea abundante. Claro, al ser esta bacteria tan resistente a antibióticos es muy complicado de tratar y puede incluso llegar a producir la muerte.

Hasta hace bien poco solo había dos antibióticos activos frente a esta bacteria: metronidazol y vancomicina. Cuando se decide tratar esta enfermedad con vancomicina se administra por vía oral, en lugar de hacerse por vía intravenosa. Se debe a que como la infección está en el propio intestino no hace falta que se absorba el fármaco. 

Como la única presentación comercial que existe de vancomicina es intravenosa, los pacientes que la tienen que tomar por boca tienen que realizar unos procedimientos especiales. Por este motivo, hemos elaborado una hoja informativa donde se recogen una serie de recomendaciones para la preparación de vancomicina oral:




Puede descargar estas instrucciones aquí.

Cuídense!

Sara Ruiz
Pablo Pérez